Síguenos en

Aula virtual

Buda de la Medicina


En el marco del budismo, Bhaiṣajyaguru (Sánscrito y en tibetano Sangya Menla) es el «Buda de la Medicina» o el «maestro de la Medicina».En ciertas formas de budismo Mahāyāna representa el aspecto curativo del buda histórico Shakyamuni. Algunos budistas consideran los mantras del Buda de la Medicina como métodos muy poderosos y eficaces para curar heridas y enfermedades, al igual que para purificar el karma negativo. A su alrededor se encuentra su mandala y Siete Budas de la medicina. No hay que confundir que el principal es el Buda que se encuentra central y de azul. Siendo el rigente de la tierra de Lapislázuli.

Resultado de imagen para buda de la medicina

Thangkha de Sangye Menla, junto a los 7 Budas de la Medicina.Estos siete Budas se llaman Tshen Lek, o Nombre Excelente; Ser Zang Dri Me Nangwa, o Apariencia de Oro Fino Inmaculado; Nya Ngen Me Chok Pal, Glorioso Supremo Libre de Miseria; Cho Drak Yang, Resonante Melodía del Dharma; Ngon Khyen Gyalpo, Rey del Conocimiento Directo; Dra Yang Gyalpo, Rey de la Melodía; y Shakya Gyalpo, Rey de los Shakyas.

 



»La práctica de Los siete budas de la medicina no sólo es muy poderosa para curar enfermedades, sino también para purificar los obstáculos. La práctica del buda de la Medicina puede purificar incluso aquellos quienes ya han muerto y liberarlos del sufrimiento y es también muy útil para lograr éxito, tanto temporal como último.»

Lama Zopa Rimpoché



»El método de yoga del Buda de la Medicina fue enseñado por Guru Padmasambhava en la colección de enseñanzas llamada “La Joya de los Tesoros”. Fue enseñado para capacitar a aquellos quienes practicaban medicina para diagnosticar y tratar pacientes en forma perfecta, particularmente en los tiempos en que las cinco degeneraciones estuvieran aumentando.»

Lama Zopa Rimpoché



 

 

 

 



El Buda de la Medicina es un buda importante en la tradición Mahayana , cuyo voto inicial principal como Bodhisattva fue ser capaz de liberar completamente a todos los seres sintientes de sus enfermedades. En el Kangyur tibetano , hay tres sutras relacionados principalmente con el Buda de la medicina. Uno expone ‘las doce aspiraciones del Buda de la Medicina‘, otro expone las aspiraciones de los otros siete budas de la medicina, y el tercero es un sutra muy corto que expone el dharani o mantras de los diversos budas de la medicina. Además, es fundamental para los Cuatro Tantras Médicos , que son la base de la medicina tibetana , y para muchas sadhanas de curación.

Cuando el Buda de la Medicina aparece en las sadhanas de curación como una deidad (porque las deidades son un medio de comunicación,) la forma o apariencia de cada deidad refleja las diferentes actividades que encarnan y en las que participan, y están determinadas por las aspiraciones que hicieron en el momento de su generación inicial de Bodhichitta .

En el caso del Buda de la Medicina, hay un conjunto específico de doce aspiraciones que se relacionan con su motivación principal para eliminar el sufrimiento físico y mental de los seres en general, pero principalmente enfermedades mentales y físicas causadas por el desequilibrio de los elementos.

Debido a la cualidad y la naturaleza especial de su motivación inicial y las consiguientes aspiraciones, el Buda de la Medicina acumuló muy rápidamente grandes cantidades de mérito, como resultado de lo cual, mientras estaba en el camino y  finalmente en el momento del fruto o Budeidad, llegó a encarnar un vasto tesoro de cualidades asociadas con el despertar.  Por lo tanto, debido a su motivación compasiva inicial y debido a las cualidades de su despertar, posee una bendición inconcebible, en virtud de la cual, de acuerdo con su aspiración y motivación, es activo en la pacificación de los sufrimientos de los seres.



Rey de la luz de lapislázuli

Una vez al mes, coincidiendo con la luna llena, se realiza la Puja del Buda de la medicina, para eliminar obstáculos, eliminar enfermedades y dedicar los méritos para las personas fallecidas. El Buda de la Medicina es el Rey de la Medicina, Bhaisajyaguru, es el Bhagavan, el Tathagata, Arhat, Buda completamente Iluminado, Gurú de la Medicina, Rey de la luz de lapislázuli. Es el Buda que cura Dukka, el sufrimiento o insatisfacción, que es la enfermedad de Samsara. Para ello utiliza el Dharma, que es la medicina. Es el Buda de la tierra del este. En la imagen del tangkha observamos a los siete Budas de la Medicina representados alrededor. Bhaisajyaguru está representado en el centro, con los hábitos de monje, en la postura del Loto completo y el trono de luna. Su cara es serena y compasiva, además de tener los 32 signos del Buda. En su mano izquierda sujeta una vasija de lapislázuli con el néctar de la medicina, una medicina que no sólo cura todas las enfermedades, sino también todo Karma negativo. En su mano derecha sostiene una rama de Myrobalan, con la fruta Aruna, sujeta entre el dedo pulgar y el índice. La sílaba semilla del Buda de la medicina es »Hung» (esp. jung).

Sílaba Semilla (hung)


Las Doce Aspiraciones de Buda de la Medicina

ENSEÑANZA ACERCA BUDA DE LA MEDICINA

Por Ven. Khenchen Palden Sherab Rinpoche y Ven. Khenpo Tsewang Dongyal Rinpoche

Editado por Ed Contaldi (Pema Ngodrub)

 

Buda Shakyamuni dio las enseñanzas del Buda de la Medicina en el momento perfecto y en el lugar perfecto – Vaishali, India. Mientras meditaba en la sanación, él emanaba luz hacia el este, y rayos de luz retornaban de una tierra pura del este. Todos los reunidos para la enseñanza comenzaron a ver a los ocho Budas de la Medicina en el cielo sobre ellos.  En ese momento, el Buda Shakyamuni presentó la enseñanza que se conservaría como el Sutra del Buda de la Medicina. Esta enseñanza se hizo muy prominente en la India y llegó al Tíbet en el siglo VIII. El Maestro Shantarakshita, conocido por las hermosas alabanzas y sadhanas que compuso para todos los Budas de la Medicina, introdujo por primera vez la enseñanza del Buda de la Medicina en el Tíbet. Sus enseñanzas sobre el Buda de la Medicina se han transmitido en un linaje ininterrumpido. Las prácticas del Buda de la Medicina son importantes en todas las escuelas del budismo tibetano.

De acuerdo con las enseñanzas de Buda Shakyamuni en el ‘Sutra del Buda de la Medicina’, Sangye Menla (Tib.) es un Buda actualmente vivo que encarna la energía curativa de los budas. Posee el poder de pacificar todos los oscurecimientos físicos, mentales y emocionales. En su tierra pura en el cuadrante oriental de este universo, conocido como «Agradable al ver» o «Encantador de contemplar«, el Buda de la Medicina gira continuamente la Rueda del Dharma, sanando seres en todos los universos y dando enseñanzas en todos los niveles, especialmente el Mahayana. Todo el reino de su tierra pura es un depósito de medicamentos que curan todo tipo de enfermedades al equilibrar los elementos de la tierra, el aire, el fuego, el agua y el espacio.

Mandala del Buda de la Medicina

Según las enseñanzas del Buda Shakyamuni, hay otras siete emanaciones del Buda de la Medicina, cada una con su propio color y tierra pura. Sangye Menla, el Buda de la Medicina que estamos discutiendo aquí, es azul y habita en «Agradable al ver” Estas diversas emanaciones de Buda de la Medicina son de varios colores, como oro, amarillo, rosa, rojo y azul. Habitan en tierras puras con nombres como Invencible, Lleno de joyas y Sin sufrimiento. El Octavo Buda de la Medicina, de color dorado, es el Buda Shakyamuni y su tierra pura, llamada «Inseparable», es este mundo.

Existen innumerables tierras puras, que se extienden en todas las direcciones. Las tierras puras no son fenómenos espontáneos; más bien, son el resultado directo de las aspiraciones y el trabajo de los Bodhisattvas. Estos grandes seres que están en el camino hacia la budeidad buscan la mejor manera de beneficiar a los seres. Los bodhisattvas aspiran a generar tierras puras como una forma de acción compasiva; los universos purificados se convierten en refugios que los bodhisattvas dedican al cultivo de las habilidades espirituales de los seres avanzados. Eventualmente, los bodhisattvas son capaces de refinar la naturaleza samsárica de un universo elegido a la perfección del estado de tierra pura. Tal acción aumenta enormemente la Bodhichitta en este y todos los universos.

El Buda de la Medicina proporciona su tierra pura para los seres avanzados que aspiran a renacer para sanar y beneficiar a los seres atrapados en el samsara. Seres y bodhisattvas altamente avanzados buscan su tierra pura para alcanzar la iluminación final a través de la oración y la práctica espiritual. A través de la intención y el poder de la práctica, un universo se satura con las bendiciones de los budas. Los elementos brutos e impuros se purifican por la presencia de un bodhisattva.

En algún momento en el pasado distante, el Buda de la Medicina era un ser humano como nosotros. Destinado a la budeidad, su naturaleza de bodhichita creció en el transcurso de innumerables vidas, creando así una mente tan vasta que fácilmente ganó conocimiento de un número infinito de universos. En algún momento, la conciencia del Buda de la Medicina tocó un universo cuya transformación al estado de tierra pura beneficiaría a un gran número de seres. Luego trabajó incansablemente hacia su objetivo de purificar ese universo. La aspiración del Buda de la Medicina de emanar una tierra pura de curación se cumplió simultáneamente con su logro final del estado de un Buda vivo.

En algún momento del proceso de convertirse en un buda, un bodhisattva definirá las vías por las cuales él o ella beneficiará más directa y efectivamente a los seres sintientes. Estas aspiraciones claras surgen de la Bodhichitta. De esta manera, innumerables tipos de tierras puras surgen para todo tipo de seres, satisfaciendo la infinita diversidad de sus necesidades. Como una forma de medios hábiles que surgen de la Bodhichitta, los seres avanzados y los Bodhisattvas pueden buscar el renacimiento en un universo que proporcionará tipos específicos de beneficios.

Mientras todavía era un Bodhisattva, el Buda de la Medicina también proclamó un conjunto de doce aspiraciones que definían las formas específicas en que buscaba beneficiar a los seres. Los anunció al campo infinito de budas y Bodhisattvas en todo el espacio. Además, prometió que aplazaría su transición a la budeidad hasta el día en que hubiera completado la purificación y perfección de la tierra pura, «Agradable al ver”.

Al declarar una serie de doce votos, describió las prácticas de Bodhichitta que darían forma al curso de su viaje a través de los diez bhumis del camino del Bodhisattva. Él eligió estos atributos para ser los objetos de sus oraciones y prácticas. En definitiva, los compromisos del Buda de la Medicina tienen la fuerza de la verdad. Son una destilación de su camino de Bodhisattva. Podemos tener plena confianza en ellos.

Las doce aspiraciones del Buda de la medicina

  1. En mi tierra pura, que todos los seres exhiban las 32 marcas principales y las 80 marcas menores de un Buda. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que todos los seres sintientes nacidos en mi tierra pura irradien una luz brillante, una luz que disipa todas las moradas en la oscuridad. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Quien nazca en esa tierra pura, que siempre disfrute de la abundancia material y esté libre de todas las preocupaciones mundanas. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que los seres en esa tierra pura posean una visión estable de la visión pura. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que los nacidos en mi tierra pura presten la máxima atención a la pureza de su conducta. Que los resultados del karma negativo debido a acciones previas se difieran al momento de mayor beneficio para el crecimiento espiritual. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que todos emanen salud y crecimiento en cuerpo y mente. Que se alivien de cualquier molestia o trastorno que impida el crecimiento espiritual. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que mi nombre se convierta en un mantra que sane todas las dolencias. Que el sonido de mi nombre y la imagen de mi nirmanakaya sean un bálsamo que alivie todo dolor. Que el sonido de mi nombre o la visualización de mi imagen curen los problemas físicos y las enfermedades. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que aquellos que desean cambiar de género tengan ese deseo cumplido. Que esa elección conduzca directamente a la iluminación. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que aquellos que tienen puntos de vista o creencias erróneos con respecto al Dharma desarrollen inmediatamente el punto de vista correcto cuando escuchen mi nombre. Como resultado, que puedan participar en actividades de Bodhisattva. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que aquellos que viven con miedo y que son controlados fácilmente, que se sienten amenazados con encarcelamiento y castigo, dejen atrás sus temores de catástrofe. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Que aquellos cuya subsistencia ha dependido de la depredación y el asesinato de otros seres satisfagan todas sus necesidades materiales al escuchar mi nombre. Que su libertad resulte en el reconocimiento de su naturaleza innata de Bodhisattva. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.
  1. Al escuchar mi nombre, que aquellos que sufren cualquier tipo de hambre, sed o frío tengan todas sus necesidades cubiertas. Que su comida, bebida y ropa los libere de preocupaciones mundanas para que puedan comenzar a beneficiar a otros. Si esto no sucede, pueda yo no alcanzar la iluminación.

Después de que el gran Buda de la Medicina hizo estos votos de Bodhisattva, mantuvo estas promesas durante toda su vida como Bodhisattva. Cuando practicamos el Buda de la Medicina, debemos recordar estos compromisos y aspirar a hacer lo mismo, por el bien de todos los seres vivos. Si hacemos esto con amor, compasión y Bodhichitta, nos beneficiará a nosotros y a todos los demás seres vivos.



Beneficios de recitar el mantra del Buda de la Medicina

Si se recita el mantra del Buda de la Medicina cada día se purificará el karma negativo, lo que ayudará a no renacer nunca más en los reinos inferiores. Y esto es extensible, tal y como él mismo dijo, incluso a los animales que escuchen su mantra. En realidad, todos tenemos que morir, purifiquemos o no el karma negativo. Pero, si no lo purificamos, este karma hará que renazcamos en los reinos inferiores, sea como ser de los infiernos, espíritu hambriento o animal, y tendremos que sufrir una y otra vez sin final.

Por lo tanto, es urgente purificar el karma negativo ahora mismo. Pensemos que si ahora no somos capaces de sufrir ni el hecho de padecer un cáncer, ¿cómo podremos soportar la magnitud del sufrimiento de los reinos inferiores?; ¿cómo podremos aguantarlo si el sufrimiento en ellos, a causa de su extensión, es infinitamente mayor que todos los problemas de los seres humanos juntos? Ahora bien, resulta que este mantra evita que experimentemos todos esos horrores, y por lo tanto, es aún más precioso que cielos de oro y diamantes juntos y que joyas que satisfacen todos los deseos. Y es que, de hecho, la acumulación de riqueza, el tener de todo, no significa nada, porque no puede purificar todos los karmas negativos.

En cambio, el mantra del Buda de la Medicina guarda muchísimo más valor, porque deja en nuestra mente las impresiones de todo el camino completo hacia el despertar, nos ayuda a obtener todos los logros del camino, elimina todas las delusiones, sutiles y burdas, y hace que alcancemos la budeidad. Es más, no solamente obtenemos sus beneficios al recitarlo, sino que también podemos recibirlos por el mero hecho de escucharlo. Podemos concluir por tanto que este mantra es mucho más valioso y precioso que un cielo repleto de diamantes e infinitas joyas. Con él podemos liberar a innumerables seres de los océanos del sufrimiento y llevarlos a la budeidad. Por lo tanto, y vale la pena insistir, recitarlo, aunque sólo sea una vez, o el mero hecho de oírlo, aunque también sea una sola vez, es más precioso que un cielo rebosante de oro, diamantes, joyas que conceden los deseos y trillones de euros.

Por tanto, recitaremos el mantra con una confianza plena en el Buda de la Medicina, con el convencimiento de que él velará por nuestra vida y nos curará; con la seguridad absoluta de que está siempre con nosotros, en nuestro corazón, encima de nuestra coronilla, enfrente de nosotros, de que no deja de vernos ni por un segundo y de que dirige en todo momento su compasión hacia nosotros.

 

MANTRA: TEYATHA OM BHEKANZÉ BHEKANZÉ MAHA BHEKANZÉ (BHEKANZÉ) RADZA SAMUTGATÉ SOHA

MANTRA: TEYATHA OM BHEKANZÉ BHEKANZÉ MAHA BHEKANZÉ (BHEKANZÉ) RADZA SAMUTGATÉ SOHA

 

Fuentes:

The Khenpo Rinpoches gave this Medicine Buddha teaching on May 24-26, 2003, at Padma Samye Ling.

Enseñanzas del Buda de la Medicina por Khenchen Thrangu Rinpoche .

Practicas esenciales para el momento de la muerte por Lama Zopa Rimpoché.