Síguenos en

Aula virtual

Las Tres Joyas


“La Joya del Buda es el Despierto, el Pleno, el Vencedor, el Realizado, el Trascendente, aquel que posee la liberación, la sabiduría y la grandeza perfectas.

La Joya del Dharma es doble: comprende el Dharma de la transmisión, que corresponde a las doce categorías de enseñanzas* de Buda, y el Dharma de la realización, que corresponde a la verdad de la vía y a la verdad de la cesación del sufrimiento.

La Joya de la Sangha también es doble: la comunidad de las personas ordinarias, representada por la reunión de, al menos, cuatro monjes de disciplina pura, y la comunidad sublime compuesta por ocho clases de seres despiertos*.”

 

Extraído de “El Precioso Ornamento de la Liberación” de Gampopa Sönam Rinchen, 2008 Ediciones Chabsöl, versión española. Páginas 116. Adquiera este libro haciendo clic aquí.

 

“Según el Vehículo Común, uno toma refugio con devoción en el Buda como el maestro, en el Dharma como el camino y en la Sangha como los compañeros del camino.

El modo general de tomar refugio según el Vehículo Extraordinario de los Mantras Secretos es ofreciendo al maestro el cuerpo, la palabra y la mente y tomando a los yídams como soporte y a las dakinis como compañeras.

El modo especial según la suprema Esencia Adamantina es tomar refugio en el camino rápido usando los canales sutiles, controlando las energías y purificando las esencias para obtener el nirmanakaya, el sambhogakaya y el dharmakaya*.

El refugio último e inefable en la indestructible Realidad última* se basa en la sabiduría primordial inherente en el refugio. La naturaleza esencial de esa sabiduría es la vacuidad, su expresión natural es la claridad y su compasión lo abarca todo. Aquí tomar refugio significa actualizar en nuestra propia mente la gran inseparabilidad de estos tres aspectos de la sabiduría primordial y tener total confianza en esa experiencia.”

 

Extraído de “Las Palabras de Mi Maestro Perfecto” de Patrul Rinpoché, 1997 Editorial Padmakara, versión española página 242. Adquiera este libro haciendo clic aquí.

 

“Reverencia a todos los gurús.

El Buda, el dharma y la sangha (la comunidad)

son los tres refugios exteriores;

hasta yo los tomo como mi resguardo.

Al poner toda mi confianza en ellos

obtuve alegrías y satisfacción.

Si en ellos te refugias, te llegará la fortuna.

El gurú, el Buda y las dakinis

son los tres refugios interiores.

hasta yo los tomo como mi resguardo.

Al poner en ellos toda mi confianza

obtuve alegrías y satisfacción,.

Si en ellos te refugias, te llegará la fortuna.

Los nadis, el prana y el bindu

son los tres refugios secretos;

hasta yo los tomo como mi resguardo.

Al poner en ellos toda mi confianza,

obtuve alegrías y satisfacción.

Si en ellos te refugias, te llegará la fortuna.

Forma, vacío y no-distinción

son los tres refugios reales;

hasta yo los tomo como mi resguardo.

Al poner en ellos toda mi confianza,

obtuve alegrías y satisfacción.

Si en ellos te refugias, te llegará la fortuna.

Si no acudes a los refugios,

¿quién te protegerá del sufrimiento eterno?

Día y noche la casa pudrible de tu cuerpo

se ve invadida por los cuatro elementos.

A través de meses y años

la lluvia los va disolviendo.

Estas gotas erosivas no traen al moribundo

ni alegría ni placer.

Aunque trates, como la sombra del sol poniente,

de alejarte de ellos,

nunca podrás escapar.

La observación de la muerte es un “maestro” del budismo,

del cual uno aprende a practicar actos dignos.

Uno debería siempre pensar y recordar que a la hora de la muerte

la alegría está ausente.

Si un pecador contempla la naturaleza de la muerte,

aprenderá una buena lección acerca de la verdad.

Entonces sopesará este pensamiento:

“¡Cuántos remordimientos tendré cuando llegue ese momento!”

Si un rico ve la muerte a su alrededor,

aprenderá una buena lección acerca de la verdad:

sabrá qué bienes y dinero son sus grandes enemigos.

Dejémosle entonces sopesar este pensamiento:

“¡Debo tratar de ser siempre generoso!”

Si un viejo siente la muerte cerca de él,

aprenderá una buena lección acerca de la verdad:

sabrá que la vida es corta y pasajera.

Dejémosle entonces sopesar este pensamiento:

“La vida es, después de todo, un sueño triste”.

Si un joven mira la muerte cerca,

aprenderá una buena lección acerca de la verdad:

sabrá que la vida es corta y lleva al olvido.

¡Dejémosle pues practicar sus devociones!

Nuestros padres cargan con nuestros pesares,

pero los huérfanos los soportan solos.

Una chaqueta de cuero suave es de veras confortable

pero para alguien que nunca ha usado una resulta inconcebible.

Los granos en la granja son el remedio a la pobreza,

pero quien no trabaja nunca podrá disfrutarlos.

Quien practique el dharma será feliz,

pero quien no lo practique nunca lo compartirá.

Den muchos regalos y nunca padecerán hambre.

Si quieren vencer la pereza y el sueño

practiquen más actos buenos.

La recordación de las miserias de los reinos inferiores,

ayuda a todos a practicar el budismo.”

 

Doha extraída de “Los Cantos de Milarepa” Adquiera este libro a través de descarga gratuita (CC) haciendo clic aquí.

 

*Doce categorías de enseñanzas: gsung rab yan lag bcu gnyis  llamadas igualmente “doce canastas”: enseñanzas condensadas (mdo, sct.sûtra); medio versificadas (dbyangs bsnyad, sct. geya); proféticas (lung bstan, sct.vyâkarana); versificadas (tshigs bcad, sct.gâthâ); enunciadas expresamente (ched brjod, sct.udâna); tratados (gleng gzhi, sct. nidâna); enseñanzas sobre las vidas pasadas del Buda (skyes rabs, sct. jataka); portentosas (smad byung, sct. adbhûtadharma); que establecen una verdad (gtan phab, sct. upadesha); biográficas o que expresan la realización (rtogs brjod, sct. avadâna); históricas (de ltar byung, sct. itivrittaka); muy detalladas (shin tu rgyas, sct. vaipulya). (Notas de “El Precioso Ornamento de la Liberación” de Gampopa Sönam Rinchen, 2008 Ediciones Chabsöl, versión española.)

Los cuatro vajras: los canales sútiles purificados son el cuerpo vajra o nirmanakaya; las energías purificadas son la palabra vajra o sambhogakaya; la mente purificada es la mente vajra o dharmakaya; la naturaleza (de estos tres) purificada es la inseparabilidad vajra o svabhavikakaya. (Notas de “Las Palabras de mi Maestro Perfecto” de Patrul Rinpoche, Editorial Padmakara 1997)

Ocho clases de seres despiertos: Lit. “cuatro pares, ocho elementos”, clasificación de la Sangha propia del Pequeño Vehículo. Los cuatro “pares” son los seres que han entrado en la corriente, los que todavía vuelven una vez, los que ya no regresan, y los arhats. Cada uno de estos grupos se subdivide en dos: aquellos que están alcanzando uno de estos estados y los que disfrutan plenamente de su fruto. (Notas de “El Precioso Ornamento de la Liberación” de Gampopa Sönam Rinchen, 2008 Ediciones Chabsöl, versión española.)