Síguenos en

Aula virtual

Impermanencia


Viendo este triple mundo como una ilusión efímera,

abandonaste las preocupaciones de esta vida como un salivazo.

Aceptando todas las penurias, seguiste la huellas de los maestros del pasado.

Maestro incomparable , a tus pies me inclino.

 

Se deben escuchar las enseñanzas como se ha descrito en el primer capítulo. Este capitulo consta de siete reflexiones sobre la impermanencia: la impermanencia del universo donde viven los seres. La impermanencia de los seres que viven en el universo, la impermanencia de los seres sublimes, la impermanencia  de aquellos en posiciones de poder, otros ejemplos de impermanencia, la incertidumbre de  las circunstancias de la muerte y una evocación intensa de la la impermanencia.

 

  1.   LA IMPERMANENCIA DEL UNIVERSO DONDE VIVIMOS LOS SERES

El universo , este recipiente formado por el karma  colectivo de los seres , con su estructura firme y sólida que sostiene los cuatro continentes ,el  monte Meru y los reinos celestiales, permanecen durante toda una kalpa. No  obstante es impermanente  y al final no escapara a los siete períodos de destrucción por  fuego y uno de agua.

Cuando llegue el momento de la destrucción  en esta kalpa, lo habitantes de cada uno de los reinos por debajo de los dioses de la primera concentración irán desapareciendo  progresivamente, reino por reino ,hasta que no quede  ni un solo ser.

Entonces, uno tras otro, surgirán siete soles en el cielo. El primero quemará todos los árboles frutales  y los bosques. El segundo evaporara el agua de los riachuelos y las charcas.  El tercero  evaporara grandes ríos. El cuarto secará los grandes lagos, incluso Manasarovar. Cuando aparezca el quinto sol los grandes océanos también se evaporarán progresivamente, primero hasta una profundidad  de cien pagtsas, luego a doscientos pagtsas, setecientas pagtsas mil, diez mil y finalmente ochenta mil pagtsas. El agua de mar restante irá disminuyendo de una a una guiangdrag, hasta  que no quede suficiente  ni para llenar  la huella de una pisada. Cuando surja el sexto sol, toda la tierra  y sus montañas nevadas arderán en llamas. Y cuando aparezca el séptimo se quemara el monte Meru junto con los cuatro continentes, los ocho subcontinentes , las siete montañas de oro y la muralla de montañas que circundan  el universo. Todo se convertirá  en una inmensa masa de fuego. Descendiendo  las llamaradas hacia abajo, abrasarán todos los infiernos. Elevándose las llamas hacia arriba , destruirán  el palacio celestial de brahma que ya habrá sido  abandonado . Desde  arriba , los dioses jóvenes  del reino de la  Clara Luz gritarán aterrorizados: ”¡Que inmensa hoguera!”. pero los dioses ancianos los tranquilizarán : “¡No os atemoricéis! Cuando alcancen el mundo de Brahma, las llamas retrocederán. Esto ya ha ocurrido anteriormente”. Siguiendo  a esta  destrucción por el fuego, se formarán nubes de lluvia en el reino de los dioses de la segunda concentracion y caerá una lluvia torrencial que lo inundará todo hasta un yugo  de profundidad, seguida de otra lluvia que lo  inundará todo  hasta un arado de profundidad. Como la sal disolviéndose en el agua, todo hasta el reino de los dioses de la Clara Luz inclusive será destruido. Esta aniquilacion por agua ocurrirá en siete etapas y una vez haya concluido  se alzará el viento en forma de doble vajra desde la base del universo . Como polvo esparcido por el viento , todo hasta el reino de los dioses de la tercera concentración inclusive será dispersado .

Reflexionad sinceramente considerando que si todos los mundos del billon que constituye  un gran universo , cada uno con su propio monte Meru , cuatro continentes y reinos celestiales, serán destruidos de este modo y soló quedará el espacio,¿cómo es posible que estos cuerpos humanos ,que son como moscas al final del otoño, sean permanentes o sólidos?

 

  1. LA IMPERMANENCIA DE LOS SERES QUE VIVEN EN EL UNIVERSO

Desde la cima de los niveles más altos  de la existencia hasta las profundidades de los infiernos, no hay un sólo ser que pueda escapar de la muerte . Como se dice en la Carta de Consolación:

 

¿Habéis visto en la tierra o en los cielos

un ser que habiendo nacido no vaya a morir?

¿O habéis oído que haya ocurrido tal cosa?

¿O incluso sospecháis que pudiera ocurrir?

 

Todo aquel que ha nacido ha de morir . Nadie ha visto nunca u oído que alguien que alguien en cualquier reino , incluso en el mundo de los dioses, hubiese nacido pero no hubiese muerte.Nadie duda nunca sobre si alguien va  a morir o no. Es algo seguro. Especialmente para nosotros  que hemos nacido al final  de una era en  un mundo en el cual la duración de la vida no puede extenderse , sólo acortarse . El demonio  de la muerte se va acercando inexorablemente , sin detenerse un instante , como la sombra de una montaña al  atardecer.

¿Sabeis con seguridad cuándo  vais a morir o dónde? ¿Vais a morir mañana o esta noche?¿Podéis estar seguros  de que no vais a morir ahora mismo , entre esta respiración y la siguiente ? En La Colección  de Enseñanzas Expuestas con un Propósito se dice :

 

¿Quién puede asegurar que no morirá mañana ?

Ahora es el momento de prepararse,
ya que las legiones del Señor de la Muerte
no están de nuestro lado.

 

Y Nagaryuna dice también:

La vida oscila en medio de la agitación de mil males,

más frágil que una burbuja de agua.

Cuando dormimos, exhalamos y podemos volver a inhalar

¡Qué asombroso que nos despertemos vivos todavía!

 

Respirando plácidamente, la gente disfruta del sueño. Pero no hay garantía alguna de que entre una expiración  y una inspiración uno no vaya a morir. Despertarse estando todavía vivos es un acontecimiento que realmente merece ser considerado como milagroso y, sin embargo, lo consideramos como algo natural.

Aunque  sabemos que vamos a morir algún día, no estamos convencidos de que podemos morir en cualquier momento y pasamos nuestro tiempo esperando y temiendo algo referente a nuestros proyectos para esta vida, como si fuéramos a vivir eternamente. Vivimos esforzándonos para conseguir nuestros anhelos de felicidad, bienestar y prestigio para esta vida, hasta que repentinamente somos sorprendidos por el Señor de la Muerte que nos lanza su lazo negro, mientras mueve ferozmente el labio inferior y muestra los colmillos.

Entonces ya nada puede ayudarnos: ni un ejército de soldados, ni el poder de un gobernante, ni la fortuna de un hombre rico, ni la erudición de un sabio, ni los encantos de una beldad, ni la velocidad de un atleta… Podríamos encerrarnos dentro dee un cofre metálico blindado, custodiado por cientos de miles de bravos centinelas armados con lanzas afiladas y flechas; pero incluso eso no podría proporcionarnos ni la más mínima protección ni serviría para escondernos. Una vez que el Señor de la Muerte afianza su lazo negro alrededor de nuestro cuello, empezamos a palidecer, nuestros ojos se empañan con lágrimas, nuestra cabeza y miembros se debilitan, y somos conducidos, queamos o no, por el gran sendero hacia la próxima vida.

Ningún guerrero puede derrotar al Señor de la Muerte, ni los poderosos pueden darle órdenes, ni las riquezas pueden sobornarle. No hay ningún lugar donde uno pueda esconderse o ir para escaparse. Nadie puede protegernos, ni defendernos. No hay estrategia que funcione, ni modo de hacer sentir compasión al Señor de la Muerte  Una vez ue nuestra vida se ha consumido, aunque el Buda de la Medicina apareciese en persona no podría posponer nuestra muerte.

 

Así pues, meditad sinceramente en la impermanencia y en lo importante que es que, desde este momento en adelante, no caigáis en la pereza y en el aplazamiento, y practiquéos e Dharma auténtico, puesto que es lo único que realmente ayuda en el momento de oa muerte.